jueves, 13 de mayo de 2010

Hay que aprender a vivir...


Hay que aprender a vivir, hay que aprender a caer, hay que aprender a levantarse, hay que aprender a recorrer el camino, hay que aprender a confiar, hay que aprender a perdonar. En la vida tenemos que aprender muchas cosas. Algunas cosas difíciles y otras fáciles. Hay que aprender a vivir, tenemos que encontrar la forma de ser feliz. Porque la felicidad es algo que nadie te enseña, es algo que tienes que encontrar. Todo este tiempo me han enseñado cosas mucho menos importantes que la felicidad. Pero cada día me estan arrebatando todo aquello que me habían enseñado, me estan quitando la poca confianza que me va quedando. Esos días que te vas cansando un poquito más. Y cuantas veces van, cuantas veces he caido ya...he perdido de la cuenta. Las veces que han clavado el puñal, como si fuera inmune a su daño.
¿Pero sabeis que? Que se acabó, porque cuando me siga cayendo y cuando me sigais tirando al suelo...me volveré a levantar. Sin importar lo que dirán. Porque soy fuerte, muy fuerte. Y sabeis porque soy fuerte? Porque de tantas veces que me habeis fallado, ya me sé la historia de memoria. Y os empezais a repetir. No voy a dejar que me hagais daño, nunca más. Ni vosotros, ni nadie.
Porque pronto cogeré las riendas de mi vida, serán mías. Y todas las semillas que he plantado a lo largo del camino, quedarán en flor. Porque soy una ganadora. Y si no lo creeis, esperar a que lo demuestre. Porque la gente como vosotros solo tiene una palabra que os defina: Idiotas.
Porque cada minuto, cada segundo que he estado mal, triste, decepcionada, avergonzada...no ha valido la pena. Porque lo que de verdad importa en la vida es ser feliz. La vida son dos días y uno de ellos esta lloviendo.
Y voy a ser yo, voy a vivir, voy a disfrutar, y no pienso malgastar ni una milesima de segundo de mi vida.
¡Y tú piensa lo que quieras!

1 comentario:

Una nueva sonrisa, gracias a ti.